Escrito por Jesus Dugarte en




Las mañanas serían hermosas si fueras tú quien me despertara y no el despertador.

0 comentarios: