Escrito por Jesus Dugarte en




Detrás de ese rostro “inocente” casi siempre hay una mente pervertida.

0 comentarios: