Escrito por Jesus Dugarte en




Sólo sabían amarse como niños. Y uno de los dos tuvo que crecer.

0 comentarios: