Escrito por Jesus Dugarte en




Jugaban a quererse. Incluso, a veces olvidaban que era un juego.

0 comentarios: