Escrito por Jesus Dugarte en






Te atacaron tanto, que tu única defensa fue cerrar tu corazón y ser frío.

0 comentarios: